Hace unos días, hablando con un grupo de amigas salió el tema de la campaña que ha sido bandera en este último MADO (Madrid Orgullo, por si no sabes de qué hablo): personas afectadas por el VIH y, al hilo de esto, comenzamos a charlar sobre las ITS (Infecciones de Transmisión Sexual) en el sexo entre mujeres. La opinión unánime es que en este país las mujeres no hablamos de “estas cosas”, pocas de las presentes hemos tenido la precaución de practicar sexo seguro con nuestras parejas femeninas, aquellas de nosotras que también tienen sexo con hombres o sólo con ellos, han utilizado preservativos pero no tanto por la prevención de contagios como para evitar embarazos no deseados.

Una de las participantes en la charla ha vivido en USA varios años y comentaba que allí, uno de los primeros temas de conversación que se tienen con la posible pareja (sexual o romántica, mismo me da) es la historial sexual de ambas y si estáis limpias de enfermedades actuales o pasadas. ¡Sabias las americanas! Puede parecer un poco frío, desde esta nuestra cultura latina ardiente en la que tendemos a follar primero y preguntar (si acaso) después, pero diría que es más que razonable abordar el tema en frío antes que en caliente.

Seguimos hablando y llegamos a la conclusión de que, en general, en el mundo lésbico el tema de las ITS se obvia, bien por desconocimiento o falta de información, bien por vergüenza para las que tienen o hayan tenido alguna enfermedad susceptible de ser contagiada, bien por comodidad o simple pereza: la mayoría de nosotras conocemos las distintas herramientas que existen para prevenir el contagio pero ninguna tiene la sana costumbre de llevar un dam, unos guantes o unos dediles en el bolso por si las moscas.

También es cierto que algunas tenían la errónea idea de que el sexo entre mujeres es mucho más seguro que el sexo entre hombres o el sexo hetero, lógica aplastante: no hay semen no hay riesgo.

Aquí saltaron todas mis alarmas y decidí escribir esta entrada, en la que hablaré de las distintas ITS que se pueden contraer en el sexo entre mujeres, los métodos de prevención que se pueden utilizar y los síntomas que no debemos dejar pasar. Allá voy, lo siento si tengo que ponerme un poco técnica, es lo que toca:

Primero hay que saber que el riesgo de contagio es más alto o más bajo en función del tipo de ITS del que estemos hablando: infecciones bacterianas diversas (la vaginosis bacteriana es la más común) el VPH (Virus del Papiloma Humano) la sífilis y el herpes genital pueden contagiarse con relativa facilidad, mientras que el VIH, la hepatitis B, la gonorrea y la clamidiasis (infección por clamidias) son menos probables de ser transmitidos lo que no significa que el riesgo no exista.

Muchas de estas ITS tienen truco: no tienen síntomas o los síntomas aparecen al cabo de varias semanas de haber sido contagiadas, por lo que se puede tener una ITS y no ser consciente de ello hasta poco, bastante e incluso mucho tiempo después. Esta es otra de las razones por la que debemos acudir con regularidad a nuestrx ginecólogx  y solicitar que nos hagan pruebas específicas de detección de ITS.

 Vaginosis Bacteriana (VB)

La vaginosis bacteriana una forma muy común de infección que puede afectar a cualquier mujer, incluso si no tiene relaciones sexuales. Qué la provoca es un misterio, se asocia a un desequilibrio en la cantidad de bacterias que se encuentran en la vagina de forma natural. Lo habitual es que haya un equilibrio, que el cuerpo autorregula, entre bacterias “buenas” y “malas”, la vaginosis se produce cuando las “malas” aumentan de número y rompen ese equilibrio. Las causas de ese desequilibrio pueden ser el estrés, un período prolongado de infección que deje al cuerpo con las defensas algo bajas, la ingesta de antibióticos, el uso de duchas o desodorantes vaginales, el uso de tampones, etc… que es como decir que no se sabe cuál es el detonante.

Los síntomas pueden ser: alteraciones de color (que se vuelva parduzco o grisáceo) y olor en el flujo, que este sea más espeso de lo habitual, dolor o escozor al hacer pis o picor en la vulva o en el interior de la vagina. Volvemos al tema de infecciones con “truco” ya que también puede no manifestar ningún signo físico.

Barreras de látex o dams

La vaginosis se puede transmitir durante el contacto vulva – vulva, o en la penetración utilizando dildos o cualquier otro juguete sexual sin protección.

Esta infección tiene tratamiento pero puede volver a producirse porque, como explico más arriba, puede generarse de forma espontánea.

Herpes genital

El herpes genital es causado por uno de los virus del herpes. Esta infección se transmite por el contacto piel – piel, vulva – vulva o durante el sexo oral tanto en vulva como en ano. Esta es una de las infecciones que, una vez contraída, no presenta signos ni síntomas o, si acaso, éstos son mínimos. Cuando se manifiestan suelen aparecer una o más ampollas en los genitales, en el recto o alrededor de ambos. Estas ampollas se rompen convirtiéndose en llagas o úlceras dolorosas que pueden tardar hasta cuatro semanas en curarse la primera vez que aparecen.

Otra característica de este virus es que no se elimina con el tratamiento, desaparecen los síntomas pero queda residente en el cuerpo, por lo que puedes contagiar a tus futuras parejas sexuales aunque no hayas tenido ningún síntoma físico o tener otros brotes más adelante que suelen menos intensos y más cortos.

Una persona infectada con el herpes genital es más sensible a contagiarse de VIH, existe una correlación entre ambos virus que tienden a agravar el uno los brotes o sintomatología del otro.

Virus del papiloma humano genital (VPH)

Dildos de BS is nice

Este virus es el causante de una de las ITS más frecuente. Se transmite a través relaciones anales o genitales con penetración, es decir, por compartir un dildo o cualquier otro juguete que sea introducido en la vagina o el ano sin cambiar el preservativo o por contacto vulva – vulva. También puede contagiarse por sexo oral, provocando una infección específica llamada papilomatosis respiratoria recurrente o PRR (verrugas en la garganta que pueden bloquear las vías respiratorias y provocar ronquera), aunque esto es bastante poco frecuente.

La aparición de verrugas de distintas formas y tamaños en la zona de la vulva, perineo y ano es síntoma de haber contraído esta infección. Pero volvemos al “truco”: también se puede tener el virus y no presentar ningún síntoma o problema de salud. De hecho, en el 90% de los casos la persona infectada no ha sido consciente de estarlo y su propio sistema inmunitario ha eliminado la infección. Eso sí, para que el cuerpo se cure, han de transcurrir al menos dos años, período durante el cual ha podido contagiar a muchas de sus parejas sexuales.

Especial atención debemos prestar al hecho de que algunos tipos de VPH pueden causar cáncer de cuello uterino, de vulva, de vagina, de ano, de cabeza, de lengua, de amígdalas o de garganta, aunque todos, excepto el del cuello del útero, son bastante infrecuentes. Otro “truco” de este tipo de infección es que el VPH que causa las verrugas no es el mismo que los que pueden causar cáncer, con lo que es harto complicado saber si una persona con VPH desarrollará o no un cáncer.

La buena noticia es que ya existe una vacuna que protege contra casi todos los tipos de VPH, específicamente del que provoca el cáncer de cuello uterino. También decir que, si bien no hay tratamiento para atacar al virus, si lo hay para curar las verrugas genitales.

Clamidiasis

La infección por clamidia (o clamidiasis) se transmite durante la práctica de sexo oral, contacto vulva – vulva, y por compartir juguetes sin protección, tanto en penetración vaginal como anal.

Seguimos con el “truco” a la hora de mostrar síntomas: puede aparecer ardor al hacer pis o alteraciones en el aspecto del flujo (olor, color, textura), dolor en la parte inferior del vientre, dolor durante la penetración (tanto manual como con dildos) o sangrado después de la penetración. La infección puede aparecer en el ano, en cuyo caso la sintomatología incluye irritación y ardor constante así como leve sangrado. También se puede presentar en la boca o garganta, donde parecerá una infección por estreptococos, aunque no siempre aparecen los síntomas.

El gran “pero” de esta ITS es que, si no se trata, puede provocar serios problemas de salud que llegan hasta la infertilidad porque la infección se produce en el cuello del útero y la uretra, pudiendo propagarse a las trompas de Falopio y causar la llamada EIP (enfermedad inflamatoria pélvica).

La clamidiasis se trata y se cura con antibióticos y es muy importante repetir las pruebas unos tres meses después de haber terminado el tratamiento completo

Gonorrea

 Dediles de siliconaLa gonorrea es una infección causada por una bacteria que crece y se multiplica rápidamente en vagina, útero, matriz y trompas de Falopio, así como en boca, garganta, ojos y ano. Se puede transmitir mediante el sexo oral, por contacto vulva – vulva y con la penetración (tanto vaginal como anal) con juguetes compartidos sin protección.

Esta es otra de las ITS que pueden no presentar síntomas o, cuando aparecen, pueden confundirse con una vaginosis o incluso una cistitis. Cuando la infección se encuentra en el recto, los síntomas incluyen picazón constante, secreción y sangrado y dolor al defecar. Si aparece en la garganta serán en forma de un dolor de garganta normal, como el que asociamos a una gripe.

La gonorrea, al igual que la clamidiasis y otras ITS que no aparecen en esta entrada, puede provocar graves problemas de salud que incluyen la EIP de la que hablo más arriba. Además, puede propagarse a la sangre y a las articulaciones y puede ser potencialmente mortal cuando no es diagnosticada ni tratada.

La gonorrea se cura con antibióticos, aunque hay que tener presente que la infección tiene tratamiento, los daños que ya hayan sido provocados pueden ser irreversibles

Sífilis

La sífilis es una ITS causada por una bacteria que se transmite por el contacto directo con una úlcera sifilítica o chancro durante el sexo oral (tanto en vulva como en ano), vulva – vulva, compartiendo juguetes sin protección o a través de la piel (masturbación mutua, penetración digital y posterior contacto con genitales, ano, ojos o boca de la parte infectada) no durante el tribadismo con otras partes del cuerpo si no hay heridas abiertas.

Es otra de las ITS silenciosas, pueden no aparecer síntomas durante años o hasta que la infección se encuentra en un estadio avanzado. El primer síntoma es una o varias úlceras en el lugar por el que se produjo el contagio (vulva, boca, ano). El “truco” es que desaparece aunque no haya tratamiento pero la infección sigue su curso. El siguiente nivel son erupciones en la piel (irregularidades de color rojizo) centrándose en la planta de los pies y la palma de las manos e irritaciones o pequeñas heridas en las mucosas (boca, nariz, ano, etc…). De nuevo, estos síntomas desaparecen aún sin tratamiento pero la enfermedad continúa avanzando y puede tardar hasta 20 años en manifestarse. Cuando lo hace, puede afectar a gran número de órganos internos (cerebro, nervios, corazón, etc.) y llegar a causar la muerte.

Obviamente, estas son solo algunas de las ITS que podemos contraer o transmitir por ignorancia. Para que esto no suceda, acostumbra a realizarte pruebas periódicas de todas las ITS, incluida la prueba de Papanicolaou (comunmente llamada citología, específica para detectar el VPH) aunque ello signifique tener que insistir a tu ginecólogx para que no se limite a aquellas que pueden diagnosticarse con una citología, algunas de estas ITS necesitan de un análisis de sangre para ser detectadas.

Recuerda que cualquier síntoma en el área genital, (cambios en el flujo, ardor al hacer pis, sangrado entre reglas, dolor o sangrado durante el sexo con penetración, etc.) puede significar que has contraído una ITS, vela por tu salud y la de tu(s) pareja(s) y practica sexo seguro. Para ello solo necesitas unos dams para el sexo oral (el papel film o glad sirve en caso de urgencia, también puedes cortar un preservativo) y el tribadismo, unos preservativos para la penetración con dildos y otros juguetes, unos guantes o dediles para la penetración digital y precaución e higiene durante la menstruación.

Esta entrada no es una guía de salud, solo una ayuda para quien la necesite, si quieres más información, habla con tu ginecólogx, clika en alguna de las etiquetas relativas a esta entrada o visita alguna de estas páginas para pedir consejo:

http://www.fundaciontriangulo.org/index.php?option=com_content&view=article&id=52&Itemid=68

http://www.cogam.org/secciones/asesoria-medica-lesbianas-gays-transexuales-bisexuales-madrid